¡OH, PUERTO!

¡OH, PUERTO!

 

¡Oh, puerto de la ciudad amada

cómo te vestiste en el anochecer lejano

de melancólico azul!

 

Cuando tiembla el nácar de tus aguas

exhalando un suspiro de recóndito misterio

al lánguido destello de fugitiva luz.

 

Desde lejos vi tus luces rutilantes

en coloquio con mi ardiente fantasía,

¡Oh, puerto!, porque ya son leyenda y sombra

los recuerdos que me evoca tu silencio

y que hieren de nostalgia el alma mía.

 

Tus naves acogidas al descanso de tu seno

se mueven al vaivén sigiloso de las ondas

apuntando sus mástiles erguidos hacia el cielo

como lanzas de un ejército de paz entre las sombras.

Del rocío de la noche te embalsama su frescor,

las estrellas ya te observan desde la alta inmensidad.

¡Como duermes, puerto amado, al susurro de tu embrujo

y viertes el reflejo de tus luces en el mar!

 

José Crespo

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Crespo, extraordinario trabajo, gracias por emocionarme. Un saludo.
Ceneme

TERESA dijo...

Hola compañero es muy agradable que nos alegres con tus poesias

Publicar un comentario

" Piensa si lo que vas a decir es más hermoso que el silencio"

Powered by Dhn © 2008-2009 Grupo Brétema • Agrupación Poética Brétema de Vigo • Grupo Brétema
La Agrupación Poética Brétema de Vigo, Se reserva todos los Derechos.