DÉCIMAS A UNA MADRE

De espuma blanca su pelo
despeinado por los vientos,
en él se cuentan los tiempos
y los años de desvelos.
Madre mía fue tu celo
de mi infancia ni me acuerdo.
Con un amor siempre eterno
y tu eterna compañía
tu recuerdo ¡madre mía!
cómo educabas mi cuerpo.

Pasó la infancia y la juventud
con el paso de los años,
aciertos y desengaños
me fueron abriendo la luz,
cuando ya no estabas tú
para poder explicarlos,
aprendí a soportarlos
muy a pesar de tu ausencia,
no tenía tu presencia,
ni tenía tu paciencia
para poder apartarlos.

La madurez llegó a mí
más pronto de lo deseado,
aún no estaba formado,
y muy solo me sentí,
mucho me acordé de ti
en esas dificultades,
y dicen que las edades
nos darán la fortaleza,
a mí será pereza
o me faltan voluntades.

No quiero llegar a viejo,
no quiero sentirme solo,
si me falta tu consejo,
a mí me faltará todo.

Santiago González Brañas
Grupo Poético Brétema

1 comentario:

Xavier Rodríguez Vergara dijo...

SANTI, MUY BUENAS DÉCIMAS DEDICADAS A DOÑA JULIA (TU QUERIDA MADRE)

UN ABRAZO

Publicar un comentario

" Piensa si lo que vas a decir es más hermoso que el silencio"

Powered by Dhn © 2008-2009 Grupo Brétema • Agrupación Poética Brétema de Vigo • Grupo Brétema
La Agrupación Poética Brétema de Vigo, Se reserva todos los Derechos.