VARADERO MÍO


VARADERO MÍO


Quién pudiera beber en el umbral de tus fuentes

para apagar la desesperación de mi boca,

y la altiva llama que a mi espíritu provoca

y lo tensa igual que los trinquetes ascendentes.


Oh, senda y cordillera de amapolas ardientes,

jardín del tierno beso que con su labio toca

las blandas uvas que a mi sed y a mi carne loca,

la devoran vuestros crepúsculos envolventes.


Si, mariposa mía, tú eres la breva y la estrella

¡Varadero mío! donde vivo satisfecho.

Acércate bella mía ¡Oh, cándida doncella!


Dame ese bosque de amor y gozaré de ese hecho

dámelo ninfa mía, dámelo mi libella,

para morir de amor, en las selvas de mi pecho.


Francisco de Sotavento

Cedeira

(A Coruña)


5 comentarios:

Anónimo dijo...

Me inclino ante la sonoridad y la armonía, la calidad de concepto y la ineludible maestría. Precioso soneto, Sotavento,.Enhorabuena. Ceneme

Anónimo dijo...

Gracias querido amigo, cuando estamos ardiendo por dentro la culpa la tiene el fuego por ver las cosas más hermosas que tiene la mujer y eso es divino, igual que la brisa fresca cuando te acaricia. La mujer hermosa es para mi la perla y la dicha de mis ojos. La mujer es algo muy grande en la tierra.Creemelo querido Ceneme,por eso la ha creado Dios para nosotrs. Un abrazo. Sotavento

María dijo...

Querido Sotavento : Qué búsqueda en las continuas llamadas a la puerta del amor entre lo tangible y lo etéreo . ¿ Por qué llamadas ? Porque todo se mueve en el infinito océano del amor de mil formas manifiesto. En el poema bulle. Gracias. Mi fraterno afecto.María

Anónimo dijo...

Querida María, no sabes la alegría que me das cuando dejas volar algún pasaje de la Bíblia.¡Cuánta sabiduría nos da la palabra de Dios!¡Qué felicidad nos evaca el Espíritu del Señor cuando hablamos con Dios tanto en silencio, como en alta voz! En el soneto alejandrino todo mi amor es querer dárselo a mi amada. Cuando el amor no respira, y cuando sufre y llora en las fuentes de la melancolía, no sabes que hacer por llamar a tu diosa, a tu paloma a tu alondra al lirio azul de tu pecho que viene a ser tu amapola.
Cuando se ama de verdad, María, das más que tu propia vida por alcanzar ese bien tan hondamente deseado. Mi fraternal cariño de este amigo o hermano, Sotavento.

jose dijo...

Non é doado facer un soneto e menos coa calidade sonora e chea de epítetos, metáforas e símiles coma os que ti manifestas neste sublime soneto.
Cun laude, Sotavento.
A miña debeuse perder porque aínda non a publicaron e xa hai moito máis dun mes que lle la mandei.Unha aperta.
J.A.Suárez Aneiros

Publicar un comentario

" Piensa si lo que vas a decir es más hermoso que el silencio"

Powered by Dhn © 2008-2009 Grupo Brétema • Agrupación Poética Brétema de Vigo • Grupo Brétema
La Agrupación Poética Brétema de Vigo, Se reserva todos los Derechos.