LA CASA DE LA MURALLA

LA CASA DE LA MURALLA

LA MÁS OSCURA Y EXTRAÑA

 

Era una casa de piedra

solariega y amurallada,

catorce abetos tenía

cercando toda la casa.

 

Un negro portal de rejas

era su primera entrada,

la segunda de madera

y por dentro una palanca.

 

Entré despacio y sin luz

como una sombra que vaga,

pero sereno a la vez

para ganarme la baza.

 

Una vela me encendí

cuando llegué a una sala,

cerrada con diez cortinas,

todas ellas embrujadas.

 

Ya dentro de la casona

en una mesa muy larga,

había seis candelabros

y los seis eran de plata.

 

Cuatro bandejas había

y ensaladeras sin tapa,

y cien cubiertos brillantes

metidos en una caja.

 

En otra sala escondida

que apenas se iluminaba,

aquella vela chiquita

que me enseñaba la casa,

al dar tres pasos al frente

al lado de una ventana,

se hallaba una vitrina

con dos cabezas humanas

.

 

Pero lo más sorprendente,

y aquí me quedé sin habla

al ver las copas con sangre,

y sobre la sangre una cara.

 

 

Copa a copa fui mirando

a ver qué rostros hallaba,

entre los blancos y rojos

de los que allí traspasaran,

con quince sables de oro

y cinco largas espadas.

 

Todos eran campesinos

que en la mesa sentenciaran,

mas de las copas presentes

de las que allí se encontraban,

eran de veinte asesinos

que dejaran de tomarlas.

 

Al lado de tantas copas

de botellas y garrafas,

me espantaron tantos ojos

y tantas humildes almas,

que penaban en botellas

y en las azules garrafas.

 

Tenían cara de hombres

con patas de salamandras,

y ojos como las moscas,

que al mirarlos te espantaban.

 

Las traidoras y alcahuetes,

prostitutas y borrachas,

al meterlos en botellas

y en las ocultas garrafas.

enfermaran de ictericia

y de la canina rabia.

 

Qué ojos de grandes moscas,

qué grandes eran sus alas,

qué extrañas figuras había

por dentro de aquella casa.

 

Al apagarse la vela

de la diminuta llama,

de las botellas salían

miles y miles de almas.

 

Y otros espíritus vivos,

de mujeres fusiladas,

que venían por la noche

beber saliva de araña.

 

Aquello era un refugio

refugio de extrañas almas,

posada de los espíritus

que solitarios vagaban.

 

Un vil lugar de sentencias,

de espíritus que se encarnan,

en la idea de los hombres

y por todas sus entrañas,

para hacer barbaridades,

barbaridades macabras.

 

Mas todo lo que describo

sobre esta casa que espanta,

dicen que hay una alcoba

y en dicha alcoba un fantasma,

y aquellos veinte asesinos

de los que habían chupado

la sangre de tantas almas.

 

Francisco de Sotavento

Cedeira

(A Coruña)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

11 comentarios:

Anónimo dijo...

Amigo Sotavento, tu mente como la mía produce imagines
que creen ser reales,
siendo tan solo,
espejismos cerebrales.
No hay almas, sino temores
dentro de esa gran casa,
talvez existieran horrores
que de pensar nos espanta. Ceneme

federico dijo...

Cro ver la mente carretear.
No hay aerodinamia durante el vuelo,
sino astucia extraordinaria.
No hay mente en este vuelco,
sino ideas desmaterializadas.
La certeza de cristalizar
La hipnosis a nuestro regreso.

Saludos, muy real la imagen que me creaste.
Federico

Anónimo dijo...

Gracias amigos, Federico y Ceneme, la mente tanto nos muestra cielos como infiernos.

Si nosotros dejamos volar a nuestro subconciente llega a las partes más ocultas donde puede contemplar las imágenes jamás creadas o vistas por nuestros ojos.

Pero como nuestro consciente no se lo permite, siempre escribimos sobre las referencias que el hombre hace y ha hecho en la tierra, que son las reales, pero las irreales ¿por qué la mente las ve si en verdad no existen?

Amigos míos, yo os digo que todo cuanto la mente ve a la par del pensamiento, todo es realizable mediante elementos que hoy desconocemos.

Nuestras neuronas trabajan independientemente de nosotros en nuestros sueños y nuestra imaginación si la dejamos libre, ve lo que desea ver.

Todas las imágenes que expongo en este poema, ojalá fuese un cuadro pintado por Joya, o por Tiziano.
¿Diríamos que Joya o Tiziano lo pintarían por las cosas que provoca el miedo o por la imaginación razonada a la par del pensamiento sobre la realidad de un poder?

Desde el principio del hombre racional, la mente humana sigue viendo las cosas que han pasado y las que van a pasar. Además sigue pensando, de dónde ha venido y por qué está en la tierra. ¿Quién sabrá esto? Saludos queridos amigos. Fco. de Sotavento-Cedeira,

Anónimo dijo...

Gracias amigos, Federico y Ceneme, la mente tanto nos muestra cielos como infiernos.

Si nosotros dejamos volar a nuestro subconciente llega a las partes más ocultas donde puede contemplar las imágenes jamás creadas o vistas por nuestros ojos.

Pero como nuestro consciente no se lo permite, siempre escribimos sobre las referencias que el hombre hace y ha hecho en la tierra, que son las reales, pero las irreales ¿por qué la mente las ve si en verdad no existen?

Amigos míos, yo os digo que todo cuanto la mente ve a la par del pensamiento, todo es realizable mediante elementos que hoy desconocemos.

Nuestras neuronas trabajan independientemente de nosotros en nuestros sueños y nuestra imaginación si la dejamos libre, ve lo que desea ver.

Todas las imágenes que expongo en este poema, ojalá fuese un cuadro pintado por Joya, o por Tiziano.
¿Diríamos que Joya o Tiziano lo pintarían por las cosas que provoca el miedo o por la imaginación razonada a la par del pensamiento sobre la realidad de un poder?

Desde el principio del hombre racional, la mente humana sigue viendo las cosas que han pasado y las que van a pasar. Además sigue pensando, de dónde ha venido y por qué está en la tierra. ¿Quién sabrá esto? Saludos queridos amigos. Fco. de Sotavento-Cedeira,

Anónimo dijo...

Perdoname Sotavento, pero deberías leer a Bertrand Russell, "por qué no soy cristiano", creo que podría abrirte nuevos campos de pensamiento. Con respeto, Ceneme

Anónimo dijo...

Me tenéis que disculpar porque a ver de dónde saco yo la J, de Francisco de Goya. Bueno, esto me pasa por estar pensando dos o tres cosas a la vez. Es un accidente como si fuese en la carretera.Me diréis; fíjate más. Fco. de Sotavento.

Anónimo dijo...

Me tenéis que disculpar porque a ver de dónde saco yo la J, de Francisco de Goya. Bueno, esto me pasa por estar pensando dos o tres cosas a la vez. Es un accidente como si fuese en la carretera.Me diréis; fíjate más. Fco. de Sotavento.

Anónimo dijo...

Mi querido Ceneme tienes toda la libertad de citarme a todos los filósofos de Atenas y a los más grandes pensadores hasta los días de hoy porque ninguno del tiempo pasado ni del presente,nada han sabido ni saben de Dios.

Desde mi ignorancia traté de entender a Leopardi cuando habló con el Diablo. Al Zar de Rusia cuando habló y escuchó a los espíritus. Y he leido a Dante Alichieri, a Carlos Marx, al florentino Giovanne Papine y a todos los de Atenas.
He aquí pues, una confesión de Russell.

"Como filósofo, si estuviera dirigiéndome a una audiencia puramente filosófica, debería decir que tendría la obligación de describirme a mí mismo como un Agnóstico, porque no creo que hay un argumento concluyente por el cual uno demuestre que no hay un Dios. Por otra parte, si voy a expresar la idea correcta al hombre común en la calle, pienso que tendría que decir que soy un Ateo, porque, cuando digo que no puedo probar que no existe un Dios, debería igualmente agregar que no puedo probar que no existen los dioses Homéricos".
Bertrand Russell.

Es un gran filósofo y pensador con una gran estela del saber. El gran tormento que tuvo este buen pensador fue no poder esclacrecer el libre albedrío del hombre.

Ha sido creyente pero por sus pensamientos abandonó a Dios.
Pues de las mejores ideas de este Russell para mi de nada me valen, pero para otros creerán en el como si fuese un dios.
Tu abierto amigo Sotavento. Cordiales saludos.

jose dijo...

Axilidade expresiva e profusión de versos gran riqueza semántica. Quizais un pouco tétrico, pero fermoso
J. Antonio Suárez Aneiros

María dijo...

¡ Vaya casa! ¡ Qué fuerza la de sus piedras! ¡ Qué sólidas las estancias ...!¡ Qué fuertes las sombras y los fantasmas ! Querido hay que encender una " vela "de luz fuerte y mantenerla encendida, que no se apague . ¿ Dónde está esa luz ? " Vosotros soís luz" El sol brilla, aun en la noche. Siempre está encendido y el " creador literario con la escritura o el pintor pueden expresarse cómo quieran. Con mi cariño, María

Anónimo dijo...

Gracias Antonio por analizar a "Casa da Muralla" un poema que o tiña tirado como se tratase dunha loucura miña, pero como dixen sempre: que dos loucos saen as mellores frases nunca por nós pensadas nin oídas.

E tí,sabia María onde me falas da luz. Si que dixo: "Vosotros sois la luz del mundo" y que tanto el poeta como el pintor pueden acer maravillas tanto en la plástica como en la literaria. Esa vela o esa luz que tú me envías, la tengo encendida casi todos los días. Por eso gracias a esas luces surgen estas cosas aunque nos parezcan una barbaridad, pero ya se han hecho en la tierra tanto abusos como experimentos.

Mira lo que te voy a decir: ¿Tú nunca viste reflejada tu cara sobre el agua de un río o de un estanque? Pues de esa forma en cada copa estaba plasmada una cara de cada asesino. Pero esto se puede hacer desde el punto literario o desde la plástica. Pero no olvidemos que dentro de estas cosas raras, siempre hay algo de realidad como había dentro de aquellos cerdos que fueron despeñados desde un alto precipicio o lugar de los espíritus. Gracias por analizar el poema. Mis gratos saludos. Fco. de Sotavento.

Publicar un comentario

" Piensa si lo que vas a decir es más hermoso que el silencio"

Powered by Dhn © 2008-2009 Grupo Brétema • Agrupación Poética Brétema de Vigo • Grupo Brétema
La Agrupación Poética Brétema de Vigo, Se reserva todos los Derechos.