Ventiños do Norte

Ventiños do Norte

 

Ventiños, ventiños, ventos,

tanxidos do Mar do Norte,

cando tocades a morte

sodes  ecos de  lamentos.

                        E o vento na vela  ruxe, / sopra, é vento mareiro,

                        dándolle a lancha empuxe / ao timón, un mariñeiro

 

Ventiños, ventiños, ventos,

soíño, nesas soidades,

cando vos oio, falades

de longos e vellos tempos.

                        E o vento na vela  ruxe, / sopra, é vento mareiro,

                        dándolle a lancha empuxe / ao timón, un mariñeiro

 

Tedes  metido no centro,

brétemas,  augas e fríos,

con zumbidos e asubíos

agoiros de mal tormento.

                        E o vento na vela  ruxe, / sopra, é vento mareiro,

                        dándolle a lancha empuxe / ao timón, un mariñeiro

 

Ventiños, ventiños, ventos

con arrecendos salgados,

noites e días pasados

mollado co teu alento.

                        E o vento na vela  ruxe, / sopra, é vento mareiro,

                        dándolle a lancha empuxe / ao timón, un mariñeiro

 

Choran e berran os ventos

nas costas, na marusía,

rachan as ondas das rías

erguendo escumas a centos,

                        E o vento na vela  ruxe, / sopra, é vento mareiro,

                        dándolle a lancha empuxe / ao timón, un mariñeiro

 

Ventiños, ventiños, ventos

seguíde  soprando forte.

¡Son mariñeiro do Norte,

lévote, vento, por dentro!

                        E o vento na vela  ruxe, / sopra, é vento mareiro,

                        dándolle a lancha empuxe / ao timón, un mariñeiro

 

Santiago González Brañas

 

6 comentarios:

Juliana Gómez Cordero dijo...

Peciosa poesía gallega cuya dulzura inunda el alma alma
Os deseo ¡ MUY FELICES PASCUAS !

Pilar dijo...

fermoso i enxebre poema Santiago. Unha aperta a todo o grupo Brétema.

Anónimo dijo...

precioso poema Santiago, artsticamente presentado. De tu ingenio ya sabía, de tu calidad, la suponía, me ha sorprendido tú fantasía. Me recuerda lo del capitán pirata que iba sentado en la popa. Felicidades. Ceneme

Pilar García Piñeiro dijo...

Me recuerda un poco a Rosalía de Castro. Adorables versos Santiago. Un saludo.

ANTONIO MARTÍN ORTIZ dijo...

Amigo Manoel

Aunque sea con algún retraso, gustosamente te contesto a tu pregunta. La frase “Tempus fugit” era un tópico ya entre los Romanos. Es la idea de que el tiempo se nos escapa y no tenemos suficiente para hacerlo todo. Muchos autores se han referido, de una u otra forma a él. La cita más exacta que he encontrado está en Virgilio, Geórgicas, III, 284-288, un libro que habla de forma poética cómo hay que cuidar a los animales domésticos, los de un agricultor.


Sed fugit interea, fugit inreparabile tempus,
singula dum capti circumuctamur amore.
Hc satis armentis: superat pars altera curae,
lanigeros agitare greges hirtasque capellas;
hic labor, hinc laudem fortes sperate coloni.
(eórgicas III, 284-8)

Que, traducido, dice:

“Pero huye entre tanto, huye el tiempo irrecuperable, mentras que del amor llevado me entretengo en cada pormenor.Sea lo dicho bastante para el ganado mayor; queda la otra parte de mi tema, tratar del ganado lanar y de las hirsutas cabras. Éste es un trabajo, pero esperad de aquí, animosos labradores, vuestra alabanza”


El “Carpe diem” (Aprovecha el día, vive el momento), está en el verso so final de la Oda XI del libro primero de las Odas de Horacio, que dice así:

Tu ne quaesieris, scire nefas, quem mihi, quem tibi
finem di dederint, Leuconoe, nec Babylonios
temptaris numeros. ut melius, quidquid erit, pati.
seu pluris hiemes seu tribuit Iuppiter ultimam,
quae nunc oppositis debilitat pumicibus mare
Tyrrhenum: sapias, vina liques, et spatio breui
spem longam reseces. dum loquimur, fugerit inuida
aetas: carpe diem quam minimum credula postero.


“No te hace falta —eres joven—
ni te está permitido —es sacrilegio—
explorar la frontera en que los dioses
detendrán, Leucónoe, tus días y los míos;
no consultes los cálculos babilonios.
Cuánto mejor afrontar lo que suceda,
ya si Júpiter te concedió muchos inviernos,
o sólo éste, en que el férvido Tirreno
desgasta la escollera.
Sé sabia, saborea los vinos
y ajusta tu esperanza desmedida
a la copa de la vida, que es pequeña.
Aun mientras hablamos, el tiempo huye celoso.
Cosecha el día, incierto es el mañana”.


Desde que la utilizó Horacio por vez primera, se ha convertido en un tópico literario.

Amigo Manoel, ha sido un placer satisfacer tu curiosidad,

Un abrazo,

Antonio

Marina-Emer dijo...

Me ha gustado mucho esta poesía "ventiños...yo de pequeña viví en Galicia por ser mi padre telegrafista y le trasladarón a esa hermosa tierra,leo perfecta-mente el Gallego y aun canto canciones.Adoro Galicia por buenos recuerdos.
abrazos
Marina Pastor Diez

Publicar un comentario

" Piensa si lo que vas a decir es más hermoso que el silencio"

Powered by Dhn © 2008-2009 Grupo Brétema • Agrupación Poética Brétema de Vigo • Grupo Brétema
La Agrupación Poética Brétema de Vigo, Se reserva todos los Derechos.