Como arriba abajo

Como arriba abajo

He vuelto de la cumbre,
asombrado de luz,
embriagado de viento,
a la calma del valle.

La piedra que fue cúspide
es arena en la playa.
Las aguas bravías
manso espejo del lago.
La rama del barranco
humus que nutre semillas.

He vuelto de la cumbre
con los ojos internos abiertos,
con la piel ávida,
y la paz en el alma.

Olvidé el ascenso,
olvidé la búsqueda,
la Ilusión,
el vértigo:
lo visto allá arriba,
descansa acá abajo.

Daniel Uriza

(Argentina)

 

 

 




7 comentarios:

Anónimo dijo...

Daniel, no abandones nunca y sigue buscando, algo encontrarás. Si lo que buscas lo tienes en el centro de tu pensamiento, solamente eso te llevará más cerca. Ceneme

Anónimo dijo...

Por donde pasamos siempre dejamos un rastro y al reves, nosotros tambien nos impregnamos de todo eso. Todas esas sensaciones, conocimientos iran siempre con nosotros, estaran guardadas como en un disco duro hasta que nosotros las recuperemos. Expresas lo sentimientos del hombre con la naturaleza. Besos magali

María dijo...

Daniel : ¡ Que ascensión tan aprovechada ! Cómo expresan tus versos que tu alma guarda la amplitud del horizonte de la altura, sin que sea el último y siente la paz, anhelada . Consérvala y exprésala, Mi cariño María

Anónimo dijo...

Querido Ceneme.
La búsqueda es una actitud vital. Estar vivo es preguntarse, caminar aun a tientas. Pero algunas veces también nos damos cuentas de que lo que buscábamos ya lo teníamos. Entonces nuestro corazón tiene un descanso.

Querida Magali.
Muy sabia tu afirmación de que somos luz de los demás y somos al mismo tiempo iluminados por los otros. En cuanto a la naturaleza, tengo un profundo amor por ella y es para mí una constante fuente de inspiración.


Querida María:
Gracias por tu cariño. La ascensión es la que brinda el conocimiento. Ese conocimiento que nos muestra la naturaleza de las cosas. Es una de las fuentes de la serenidad. La otra es el amor.

Afectuosamente
Daniel Uriza

Anónimo dijo...

Querido hermano de Argentina, cuando uno está en la cumbre de un monte y puede ver todo lo que existe abajo, qué paz y que tranquilidad siente el alma.

Parece que el cuerpo se purifica de las basuras del hormiguero donde vivimos.

Desde la cima se ve la inmensidad del mar y la capacidad del horizonte y todo lo creado por la mano de DIos y eso se respira aunque uno no lo piense y al descender los aromas de la cumbre vuelven otra vez a la montaña lo mismo que el águila que todo lo ve, por eso tiene en símbolo de la sapiencia porque de lo alto todo se ve..., el bien y el mal. Un abrazo Sotavento.

Anónimo dijo...

Querido hermano de Argentina, cuando uno está en la cumbre de un monte y puede ver todo lo que existe abajo, qué paz y que tranquilidad siente el alma.

Parece que el cuerpo se purifica de las basuras del hormiguero donde vivimos.

Desde la cima se ve la inmensidad del mar y la capacidad del horizonte y todo lo creado por la mano de DIos y eso se respira aunque uno no lo piense y al descender los aromas de la cumbre vuelven otra vez a la montaña lo mismo que el águila que todo lo ve, por eso tiene en símbolo de la sapiencia porque de lo alto todo se ve..., el bien y el mal. Un abrazo Sotavento.

jose dijo...

Poema cargado de antítesis e paradoxos, con bonitas imaxes (gústanme moito as da segunda estrofa).
Moitas veces o moito procurar lévanos a darnos conta de que o que arelamos témolo ó rente.
Noraboa, Daniel.

Publicar un comentario

" Piensa si lo que vas a decir es más hermoso que el silencio"

Powered by Dhn © 2008-2009 Grupo Brétema • Agrupación Poética Brétema de Vigo • Grupo Brétema
La Agrupación Poética Brétema de Vigo, Se reserva todos los Derechos.