ERAN GAVIOTAS



ERAN GAVIOTAS

Creía que eran palomas
y construyó un palomar
abierto al sol, y encalado,
arriba en el hontanar.

Revoloteaban cerca
y, aunque no oía arrullar,
creía que eran palomas
y construyó un palomar.

Descubrió que eran gaviotas
cuando marcharon de allá
a posarse en rocas solas,
en  arenas, en el mar...

El  palomar está abierto.
El sol resplandece allá
y, desde su estrecha ventana,
ve las gaviotas volar

María Palacios

(Grupo Poético Brétema)


8 comentarios:

Daniel Uriza dijo...

Se equivocó la paloma, era gaviota.
Me gusta es sugerente.

jose dijo...

Desengaño. Falsa imagen. A veces la vida nos juega malas pasada. De todas maneras, María, construyó algo, que luego no fue; pero lo que importa es el recorrido del camino aunque no se alcance la meta. Bello.
José Antonio Suárez de Aneiros

Antonio dijo...

Precioso, suave y como manifiesta Daniel, sugerente. Un saludo

Anónimo dijo...

El mar es lugar idóneo dónde la gavita se encuentra más a gusto. La paloma María, busca aguas más tranquilas. Tierno y sensible poema. Ceneme

Anónimo dijo...

"El palomar está abierto.
El sol resplandece allá
y, desde su estrecha ventana,
ve las gaviotas volar"

Comencemos por el último verso.
¿Quién es el que ve desde su ventana estrecha a las gaviotas volar?
Es Aquel que está y habita en las alturas, el que desde su ventana, ve la clase de vuelo que tiene cada una de sus gaviotas.

El iracundo sol, tiene la misión de darnos luz y calar, pero no tiene ojos ni vida espiritual.

Nosotros no somos palomas querida María, y a la verdad hay gaviotas que son tan lindas o más que palomas y alguno se puede engañar por no saber como son estas aves.

Ojalá fuésemos palomas del eterno Palomar que es donde arrullan y abitan las pacificadoras y santas palomas.

La paloma es mansa y la gavita es brava y además es la más vaga de todas las aves del mar.

Las gaviotas van al paso de los hombres, porque hoy ya no les interesa el mar. Como a cierto mundo no le interesa Dios.

Ya hace muchos años que habita cerca de las más grandes estercoleras del mundo.

Ya no se acuerda del mar y el hombre ya no se acuerda de ser manso como las palomas.

Las dos aves por general casi tiene en mismo vestido.

El Palomar está abierto y a el tiene acceso cualquier gaviota de la tierra.

Querida María, lo que yo pienso puede ser distinto a lo que tú has pensado, pero en verdad mi exposición se adacta a tu poema marino. Un Beso del amigo Sotavento.

Alicia dijo...

Tal vez el poema sugiera la actitud actual del ser humano ante el entorno que le rodea. Cada vez robamos, usurpamos más dominio al mar. Día llegará en que la naturaleza recupere su terreno y entonces, tal vez, las desgracias bañen de lágrimas nuestras costas.
Un beso, Alicia

María dijo...

Gracias por vuestra cercanía admirable a las gaviotas. Habéis visto la " falsa imagen" dice José y Sotavento, hermano, que recorrido sobre las aves que yo ví, en imagen sólo hasta, no sé cuántos años . Es posible, engañarse- yo " desde mi ventana estrecha "ante el " vestido ligero de ellas, de las dos alas ", con el deseo de volar, con quienes vuelan porque "Era gaviota " dice Daniel.Añado mi gratísima comunicación con todos. Os leo y veo que afloran en vuestras composiciones los profundos y sinceros anhelos de vuestrs almas , de todas las almas . Gracias a la VIDA por asomarme con vosotros a la ventana de Bretema. Con mi cariño, María

Pilar García Piñeiro dijo...

Querida María, las palomas al igual que las gaviotas son aves, las unas de tierra adentro, las otras de la mar. Así, también se confunden los lobos y los corderos.Construimos altares para aplacar los miedos y los temores y adoramos idolos de barro que se deshacen sin más.

"Creía que eran palomas
y construyó un palomar..."

Un beso. Pilar.

Publicar un comentario

" Piensa si lo que vas a decir es más hermoso que el silencio"

Powered by Dhn © 2008-2009 Grupo Brétema • Agrupación Poética Brétema de Vigo • Grupo Brétema
La Agrupación Poética Brétema de Vigo, Se reserva todos los Derechos.