Caminos de arcilla

Caminos de arcilla

 

Caminos de arcilla

pisaron mis pies

dejando huellas de mujer,

que amó en desierto yermo…

Piel desgarrada, quemada,

pasión vehemente

quemaron mi vientre…

Oasis perdido,

darme cobijo.

Beber quiero

de tu aguacero,

lavar mis heridas en tierras

perdidas, volver a la vida

en porción que corresponde

al corazón que late

errante

y

no es de nadie.

 

Rosa María Milleiro

Ferrol (A Coruña)

 

 

Blog de Rosa María:

 

http://poemas-rosamariamilleiro.blogspot.com/

 

 

 

 

12 comentarios:

Anónimo dijo...

Rosa María, el corazón es siempre de alguien, ya que los hijos son los corazones de los padres que caminan sobre la tierra

Rosa María dijo...

Respuesta a Anónimo: Claro que el corazón late siempre unido al amor de hijos, amigos, padres y a la vida misma. Pero los caminos de la poesía se posicionan en ocasiones en senderos de muchos cauces. El que ubico yo, es el de la mujer que amó y no ha sido correspondida. Una vez se liberó del dolor se aferra a ese corazón que lo hace suyo y en ese momento se proclama como dueña total. Que conste que la poesía se debe de sentir cada cual como le lleve el sentimiento, pero es este momento la desmenucé en tu honor. Y me repito; el corazón siempre tiene parcelas para amar mientras este tenga el "don" de latir, que es sinónimo de AMAR.
Un saludo,
Rosa María

Anónimo dijo...

Cuando un corazón es profundamente herido por la flecha de un amor y este corazón femeino del que nos dice que ha amado en el árido desierto.

Hay que saber que a pesar de estar herido de muerte, mientras este vivo, ese corazón puede volver amar todavía más de lo que ha amado.

Siempre hay un tiempo para amar y otro para sufrir.

No hay en este planeta un sólo corazón que nadie lo quiera y si ese corazón dice que no vuelve jamás amar a nadie, eso ya se dijo hace millones de años y nadie acertó.

Pero decir que ese corazón no es de nadie, el sentimiento poético no lo admite porque siempre es de alguien que nosotros desconocemos.

Esta es mi sencilla opinión sobre un corazón que lo han abandonado. Un saludo.

Rosa María dijo...

Anónimo dijo...Pero decir que ese corazón no es de nadie, el sentimiento poético no lo admite porque siempre es de alguien que nosotros desconocemos.

Responde Rosa María...
Considero que el sentimiento poético admite cualquier emoción plasmada en oda. Lo que debemos, es introducirnos en el sentimiento-desgarro-dolor que puede pasar a cada cual y una vez esa valoración toma forma, se aceptan las expresiones aunque queden solo en eso; en una expresión momentánea. Pero amigo/a anónimo la poesía es libre y acepta siempre y cuando gratifique al lector. Soy consciente que a unos, si y a otros no, pero la poesía es como la vida misma; vuela, llora y se libera.
Un saludiño,
Rosa María

Pilar García Piñeiro dijo...

Precioso Rosa María, siempre queda lugar para volver a vivir, a sentir y soñar. Pobre y loco corazón que ama sin ser correspondido. Siempre hay tiempo para curar un herido corazón. Un beso, Piar.

Anónimo dijo...

Doña Rosa María, ya sabemos que la poesía es libre, pero debajo de sus grafos ella misma no puede librarse de sus expresiones.

Lo que se dice, se dice, pero si hay algún lector que come lo que le echen pobre lector.

Todo tiene un matiz o un trazo y, si estas pinceladas las llevamos al abstracto estamos exponiendo cosas difíciles e imposibles de entender,pero si son surrealistas ya hay más público que esas cosas las puedan entender; mas si se acercan a la realidad, todos los sentimientos tanto del buen o del mal lector, se enteran de lo que hay.

Pues tanto pueden llorar como pueden gozar porque si el poema es alegre no hay lector que se ponga triste y si fuere triste, ¿qué lector se alegrará?

Lo que se dice se dice, y de ahí no podemos escapar aunque lo tapemos con las más esotéricas metáforas.

Es una pena que el lector no encuentre el centro de su diana.

Cuando se habla del amor todos los caminos van a el.

Si el bien es bueno ¿cuáles son sus armas para hacer ese bien? ¿No será el amor?

La poesía es la expresión artística de la belleza y la belleza es armonía y perfección que al hombre le da placer y gozo intenso sobre el ánimo y el sentimiento.

Es otra simple opinión sobre el amor y la belleza del verso.

Un cariñoso saludo para Doña Rosa María de Ferrol.

Fernando dijo...

Tu poema Rosa María, es puro corazón elevado a la inmarcesible altura de la mejor inspiración poética.
Enhorabuena

Antonio dijo...

Un hermoso y sentido poema sobre la razón y la sinrazón de un complejo sentimiento llamado amor. Interesante el desarrollo y la composición. Un saludo. Antonio

Rosa María dijo...

Querida Pilar: Estoy totalmente de acuerdo contigo que el corazón es el péndulo equilibrado y aunque herido se eleva a las alturas cuando encuentra de nuevo al amor correspondido. La vida sin amor… no es NADA.
Un besiño,
Rosa María

Rosa María dijo...

Anónimo vuelve a decir...

Lo que se dice, se dice, pero si hay algún lector que come lo que le echen pobre lector. Siento decirle que yo no vengo a dar de comer pñoesía; solo la escribo y do de "comer" como ested dice; Yo digo leer, va a depender de la vorocidad que tenga libremente el lector. Lo siento, no tengo la facultad de etiquetar para formar a nadie en sus libertades.
Me reitero a su saludo, pero no sé a dobnde enviarselo, ya que usted me lo ha mandado a Ferrol.

Rosa María dijo...

Hola Antonio: La verdad que es complejo el sentimiento del amor, pero también es la fuerza a afianzarnos en la vida.
Un abraciño,
Rosa María

Rosa María dijo...

Amigo Fernando: Gracias por esos calificativos que me hacen ser cada vez más responsable a la hora de definir. Pero sabemos que la poesía debe de volar siempre con alas de libertad, amor y sed... una vez se encuentran en el aire estos elementos, se conjugan los sentimientos de cada cual.
Besiños,
Rosa María

Publicar un comentario

" Piensa si lo que vas a decir es más hermoso que el silencio"

Powered by Dhn © 2008-2009 Grupo Brétema • Agrupación Poética Brétema de Vigo • Grupo Brétema
La Agrupación Poética Brétema de Vigo, Se reserva todos los Derechos.