EL TANGO

EL TANGO

 

Hay en el tango olor de mancebía

ráfagas de turbia diablura,

miserias de arrabal, del alma oscura

y un hondo trascender de poesía.

 

Historias de valor y cobardía

lances que da el amor de una hembra impura,

caricias de burdel, hiel de aventura,

precipicios que el ansia desafía.

 

Ya no estremece la sombra de arrabal

su clara vocación de alma canyengue

que arrastra su dolor en una esquina,

 

brilla la falda y el filo de un puñal,

se burla de la muerte con un dengue

y así muere matando en Puente Alsina.

 

Fernando Pérez (Vigo)

 

Blog de Fernando:

http://fotosocurrenciasyhumor.blogspot.com/

 

 

 

 

 

 

13 comentarios:

Anónimo dijo...

Bien, Fernando, ese dengue o contoneo tanguero y ese cayengue o cayente utilizado en las americas. Precioso en contenido y musicalidad. Ceneme

reina dijo...

Es canyengue, bien dicho...!! Me seguís sorprendiendo... seguro no sos argentino ? jaja
Me gustó el brillo de la falda y el filo del puñal...
Un beso

Fernando dijo...

Gracias Ceneme por tu habitual y cariñosa felicitación
Un abrazo
Fernanndo.

Fernando dijo...

Has acertado Reina. No soy argentino, pero dime ¿Como lo has adivinado? ¿En donde está el fallo?
Besos

reina dijo...

En ningún lado Fer... si no me equivoco me lo dijiste vos en un comentario en mi blog... no creo que haya sido otro Fernando...
Está todo re-perfecto... por eso me sorprende tanto...!!
Un beso

Pablo dijo...

Precioso soneto Fernando. Dicen que el tango procede de los arrabales argentinos. Tiene "un algo" de misterio y de pasión prohibida que lo hacen especial y único.

Pablo dijo...

Acierta en su precisión Reina, al comentar que es “canyengue” como muy bien nos describe Fernando. El “canyengue” es un tipo de tango diferente al tango de salón, se bailaba en los suburbios y por las prostitutas en los locales de alterne, de ahí las referencias de Fernando al brillo de las navajas y las faldas. Tiene un modo extremadamente sexual y provocativo. Hoy en día, dada la complejidad del “canyengue”, suele ser interpretado por bailarines académicos y con un vestuario alusivo a la vida orillera. Los negros porteños lo llamaban “caniengue”. Los blancos lo dejaron tal y como hoy se conoce: “canyengue”, con la “ye” porteña.

Fernando dijo...

Agradezco Pablo tus cariñosas palabras y tu precisa explicación del término "canyengue"
que yo he usado de "oído" y sin el conocimiento que tú tan claramente precisas.

Gracias

Fernando dijo...

No recordaba Reina habertelo dicho. Lo que tú llamas perfección no es mas que una vieja y honda atracción hacia la música argentina

Besos.

Anónimo dijo...

Bien, Fernando, con esa sombra de arrabal de alma canyengue, como bien aclara Pablo. Perdona mi ignorancia. Ceneme

Anónimo dijo...

Me encanta el tango y me emociona este soneto.Isaura Lago

Fernando dijo...

Gracias Isaura. Agradezco tu felicitaciónreevol

Besos

Pilar García Piñeiro dijo...

Un precioso y embriagador soneto Fernando que cautiva y engancha desde el primer verso. ¿Qué más decir... ¡genial, como tu arte?
Un beso, Pilar.

Publicar un comentario

" Piensa si lo que vas a decir es más hermoso que el silencio"

Powered by Dhn © 2008-2009 Grupo Brétema • Agrupación Poética Brétema de Vigo • Grupo Brétema
La Agrupación Poética Brétema de Vigo, Se reserva todos los Derechos.