Carpe Diem

Carpe Diem


Me gusta el mar,
el olor a tierra mojada,
andar descalza;
siempre quise saber el nombre
de todas las constelaciones,
o que un hombre me dijera
que me parezco a la noche de ciertas plazas,
a la hora en que el rocío brota
sobre los bancos de piedra
y el pasto.

Basta un minuto de belleza
para saber que algo estuvo allí.
Caminar de la mano
a la orilla del agua,
una canción por código,
o una frase secreta por señal.

La pipa en que te hubiera gustado fumar,
o los libros que me regalaste
en otro tiempo,
en otro universo,
donde aprendimos a ser mas tolerantes
y a perdonar.

Todo lo que va a pasar
se sabe en el primer instante,
me dijiste antes de esta vida,
te reíste y los ojos te brillaban
como a través de la lluvia.


Claudia Sbolci.

Córdoba (Argentina)

 

4 comentarios:

Victoria Lantter dijo...

El mar... también me encanta, lindo poema.
Me visitaron, me invitaron a participar, cómo? y cuándo? yo feliz de poner mis letras en este espacio.
Saludos a los poetas.

ANTONIO MARTÍN ORTIZ dijo...

Amiga Claudia,

Hermoso poema nos has dejado para gozarlo. Te dejo aquí el texto latino y su traducción de la Oda de Horacio de la que procede el "Carpe diem".

El “Carpe diem” (Aprovecha el día, vive el momento), está en el verso so final de la Oda XI del libro primero de las Odas de Horacio, que dice así:

"Tu ne quaesieris, scire nefas, quem mihi, quem tibi
finem di dederint, Leuconoe, nec Babylonios
temptaris numeros. ut melius, quidquid erit, pati.
seu pluris hiemes seu tribuit Iuppiter ultimam,
quae nunc oppositis debilitat pumicibus mare
Tyrrhenum: sapias, vina liques, et spatio breui
spem longam reseces. dum loquimur, fugerit inuida
aetas: carpe diem quam minimum credula postero".


“No te hace falta —eres joven—
ni te está permitido —es sacrilegio—
explorar la frontera en que los dioses
detendrán, Leucónoe, tus días y los míos;
no consultes los cálculos babilonios.
Cuánto mejor afrontar lo que suceda,
ya si Júpiter te concedió muchos inviernos,
o sólo éste, en que el férvido Tirreno
desgasta la escollera.
Sé sabia, saborea los vinos
y ajusta tu esperanza desmedida
a la copa de la vida, que es pequeña.
Aun mientras hablamos, el tiempo huye celoso.
Cosecha el día, incierto es el mañana”.

FILGUEIRA VALVERDE por Xermán Torres dijo...

Menos de un minuto de belleza, merece ser gozado ese "Carpe Diem". En la naturaleza y en nosotros mismos podemos encontrar suficientes motivos para poder disfrutar. Sólo se necesita sensibilidad, como la tuya.
Un abrazo desde Galicia,
Xermán

reina dijo...

Hermoso cordobesa...!!!
Lindo poema y linda tu Córdoba... me encanta tu provincia, he pasdo mucho veranos de mi vida allá...
Un saludo grande desde Buenos Aires

Publicar un comentario

" Piensa si lo que vas a decir es más hermoso que el silencio"

Powered by Dhn © 2008-2009 Grupo Brétema • Agrupación Poética Brétema de Vigo • Grupo Brétema
La Agrupación Poética Brétema de Vigo, Se reserva todos los Derechos.