SUBIR AL TABOR

SUBIR  AL  TABOR

Quiero subir al Tabor.
Es empinada la cuesta.
Las zarzas cierran el paso.
Es estrecha la vereda...

Ya camino hacia el Tabor
y hay fuentes en la ladera,
florecen los tomillares
y es más hermosa la senda
Paso a paso, que allá arriba
más alto las aves vuelan...
Como en Horeb los zarzales
arden y el fuego no quema.

Cuando corone el Tabor
sentiré en mí la presencia
del Padre que ha proclamado:
" Es mi hijo " " En ti mi huella".
Tú, mi hijo... En ti mi amor.
Manifiéstalo en la tierra.

Y bajaré del Tabor
hecho silenciosa estela
de la luz y amor del Padre
y haré a Jerusalén nueva.

María Palacios

3 comentarios:

Elisa Rodríguez dijo...

Muy bonito María, como todo lo que escribes. Un saludo.

Anónimo dijo...

Tal vez María, no exista ningún Tabor al que subir y tengas que sufrir esa desgastada agonía. Tal vez no exista camino, camino para tu vida. Tan sólo un ser humano que va consumiendo su vida. Sólo el tiempo que nos queda es lo importante en nuestra vida. Ceneme

Teresa dijo...

Yo también tengo un poema dedicado al monte Tabor.
Es un relato que me extremece. Me pregunto que suceso maravilloso se produjo allí. La transfiguración de Jesús en la belleza que era su origen. Ojalá seamos merecedores de alcanzar ese privilegio.

Teresa.

Publicar un comentario

" Piensa si lo que vas a decir es más hermoso que el silencio"

Powered by Dhn © 2008-2009 Grupo Brétema • Agrupación Poética Brétema de Vigo • Grupo Brétema
La Agrupación Poética Brétema de Vigo, Se reserva todos los Derechos.