BENDITA ENFERMEDAD

BENDITA ENFERMEDAD.

He vuelto a escuchar un rumor.


Dicen que una silenciosa legión de hombres y mujeres crece y crece en silencio, preparándose.


En silencio tratan de ganarle cada día la batalla a la resignación y al desgano.


Ellos han visto y sufrido traiciones, desilusiones y entrega por parte de quienes eran sus representantes.


A veces a algunos caen por cansancio, otros por debilidad y los peores por la simple conveniencia egoísta de salvarse sin importar la forma.


Los que siguen lo hacen entregados a la esperanza de ver realizado el sueño colectivo de ideales que se apoyan muchas veces en el sentido común, en el amor, en el respeto.


No son seres perfectos, son seres que han elegido crecer, han sufrido sus errores, han lamido sus heridas y se han vuelto a poner de pie.


Dicen que están enfermos. Por eso los persiguen día a día con la vacuna de la resignación, del desaliento, del dejar pasar, del dejar de pensar.


En todo caso es un orgullo para ellos estar enfermos. Aunque desearían que esa enfermedad no tuviera razón de ser y fuera sólo un capricho inentendible o una rebeldía vacía de justificativos.


Pero la enfermedad se les alimenta constantemente. Viendo el paso de la devastación que han provocado los traidores, los entregadores, los piratas, los usurpadores, los opresores, los vividores.


Por eso te digo una cosa, acá ente nosotros:


Estas enfermo si tu sangre hierve cuando la piel, los huesos y la mirada de un niño apenas sobrevive en una blanca cama de hospital, por la infamia que significa morir de hambre precisamente en este bendito país.


Estas enfermo si te irrita la desnudez de otro niño que nació con tus mismos sueños y hoy te pide algo en cualquier esquina de tu ciudad.


Estas enfermo si te duelen los sueños muertos de ese viejo arruinado que empuja un carro ruidoso buscando su riqueza en la basura de los demás.


Estas enfermo si un día te das cuenta que nuestros símbolos y nuestra soberanía, nuestra independencia e identidad son solo souvenirs encajonados en algún escritorio al norte del continente.


Y sabes qué?


Bendita sea tu enfermedad, porque es la misma enfermedad que afecto a los más dignos HOMBRES de nuestra historia. Que los alentó a empuñar un lápiz o un fusil.


Aquéllos que entregaron sus vidas de mil formas para que las cosas hoy pudieran ser distintas.


Aquéllos que vieron la patria en su gente, en su pueblo, en el niño, en el viejo, en los hombres y mujeres humildes de corazón.


Aquéllos otros, héroes anónimos que vivieron llevando el ejemplo en silencio y soñando con un futuro mejor.


Bendita sea esta enfermedad que te invade y que quiera Dios nunca se cure. Porque en ella reside la esperanza de los débiles y los agotados que esperan de vos deseando que te mantengas enfermo por siempre.


Bendita sea esta enfermedad que te sangra en el desnutrido, que te irrita en el olvidado, que te subleva ante el soberbio, que te enoja ante el entregador, que te hermana con el último y más humilde habitante de tu lugar.


Que nunca haya cura para esta enfermedad, que esa maldita vacuna de la resignación no haga efecto jamás, que jamás gane la conveniencia de entregarse a ese sistema que desnutre, olvida, margina y mata.


Que la muerte con ideales aferrados en nuestros puños sea siempre preferible antes que la cura que conviene a los intereses de siempre.


Porque todos por separado somos uno más, pero juntos somos mucho más que eso; ojalá

que el contagio de esta enfermedad siga creciendo.


Que este rumor no cese. Que aumente su estridencia, que invada la sangre de cada vez más hombres y mujeres.


Y cuando alguien se ría de vos y te diga que estás enfermo por plantear tus ideales, decile que tiene razón, que gracias a Dios estas bien enfermo.

Enfermo de una bendita enfermedad.


DIEGO DOBLER

(Ciudad de Santa Fe, Republica Argentina)

3 comentarios:

Julio dijo...

Un buen trabajo. Enhorabuena.

Anónimo dijo...

GRACIAS JULIO.
MUCHAS GRACIAS

DIEGO DOBLER

Lydia dijo...

Sí, muy bonito. Felicitaciones.

Publicar un comentario

" Piensa si lo que vas a decir es más hermoso que el silencio"

Powered by Dhn © 2008-2009 Grupo Brétema • Agrupación Poética Brétema de Vigo • Grupo Brétema
La Agrupación Poética Brétema de Vigo, Se reserva todos los Derechos.