La muerte sobreviene callada y esquiva

 

 

 

La muerte sobreviene callada y esquiva.

Sus puertas, franqueadas

por el dios del quebranto,

caminan a tientas

por la habitación oscura

en donde

un ángel duerme…

No puedo presagiar, no debo;

quisiera romper las ventanas que dan al infinito

con el eco de los golpes

que una luna amamanta…

porque el ángel aún respira, y el ángel

nos contagia de un amor

que en nosotros ya no existe.

 

Todos queremos

sostener sus lágrimas de terciopelo

que despacio nos colmen de memoria

y de camino.

A veces el tiempo

se detiene en un instante.

 

Jean Carballo

(Grupo Poético Brétema)

 

2 comentarios:

Pilar García Piñeiro dijo...

Un hermoso poema Jean y a la vez muy triste y sombrío.
Un beso, Pilar.

Teresa dijo...

Sobrecogedor poema cuyos versos son "lagrimas de terciopelo. Cierto, "a veces el tiempo se detine en un instante" que es una eternidad, pues se queda clavado en la memoria para siempre.


Saludos

Publicar un comentario

" Piensa si lo que vas a decir es más hermoso que el silencio"

Powered by Dhn © 2008-2009 Grupo Brétema • Agrupación Poética Brétema de Vigo • Grupo Brétema
La Agrupación Poética Brétema de Vigo, Se reserva todos los Derechos.